Wednesday, May 02, 2007

de despedidas.-

Y así es como esto acaba, me voy de Monterrey y dejo tantas cosas, debo decirle adiós a tantos recuerdos; dejo acá una etapa de mi vida que fue por demás importante. Y es que fueron tantas cosas.
Digo adiós a esas botellas de bacardí que tanto daño me hicieron, adiós a las Tecates, las Indios, las Dos Equis. Adiós tacos del Meme, del rincón sonorense.
Adiós a los anocheceres que tantas veces se convirtieron en amaneceres. Adiós a los que fueron mis amigos y nunca volví a ver, a los que fueron mis enemigos y nunca más me quisieron ver. Adiós a las que me rompieron el corazón y a los corazones que quizá alguna vez rompí.
Adiós al cerro de la Silla que nunca subí, adiós cabritos que me comí. Adiós a los chilaquiles del borrego, adiós a mis maestros barcos y adiós también a aquellos que fueron unos hijos de puta. Adiós a las lagrimas que acá dejé, las carcajadas me las llevo.
Adiós a la publicidad que me dio tanto, adiós a las palabras de apoyo que siempre llegaban cuando las necesité.
Todo buen principio tiene un fin y viceversa. Y es así como esto acaba.

6 comments:

Vallejo said...

Adiós

José said...

a mi me carga despedirme,
y de cierta manera espero que la gente crea que siempre estoy... por mi parté yo no me despido de ti...

polletti said...

hasta pronto, viejo!

Mau. said...

guey, te despediste de los cabritos unas 6 horas después de que te los comiste, no te vuelvas a despedir de ellos.


Y háblate cuando vengas para acá.

Anonymous said...

gracias

Claudinne said...

Yo sí que te voy a extrañar!! que bien escribes!!!, aprendiste bien luis ernesto