Thursday, June 14, 2007

de regreso.-

Así es chicos, La Bitácora del Insomnio está de regreso, a partir de hoy vuelven las periódicas publicaciones de jueves y con ellas más concursos, más regalos, anéctodas y cuestiones sin sentido alguno.
En esta ocasión, compartimos una anéctoda por demás hilarante, bizarra y con tintes de ciencia ficción que tuvo lugar hace un par de semanas en Amsterdam. Es un poco largo pero interesante.
Y dice:

Pasaba la media noche y yo, pasado de cerveza y marihuana me fui a acostar. En mi habitación había 3 camas literas, 4 desconocidos, un amigo y un baño pequeño para los 6.
Esa noche yo fui el primero en llegar, con trabajo me quite los calcetines y con más trabajo subí a mi cama, la cama número 5.
Disfrutaba con los ojos cerrados los efectos de la mezcla del alcohol y marihuana que había en mi cuerpo, podía escuchar perfectamente el sonido de los tacones de esas chicas al contacto con los adoquines de la calle, escuchaba sus pláticas, sus risas, sus ires y venires.
Luego me dormí. Creí haber dormido mucho cuando sorpresivamente fui despertado; pasaba que en el baño estaba una chica, la cual para efectos prácticos llamaremos Helena en lo sucesivo, estaba Helena pues, dando un concierto de gemidos tan fuerte que logró despertarme, mi amigo también estaba despierto.
Al principio y aún apendejado por la mota y medio dormido creí que Helena se sentía mal y estaba tratando de vomitar, pero no, Helena estaba disfrutando la cogida que le propinaba un tipo al cual llamaremos Roy.
Helena entonces se dedicaba a gritar cualquier tipo de obsenidades mientras que de Roy sólo escuchábamos leves suspiros, leves y eventuales suspiros.
Imposible dormir de nuevo, la puerda del baño quedaba justo a mi lado y Helena parecía perder el pudor mientras encontraba el orgasmo.
De repente el espectáculo terminó y en 2 minutos Helena y Roy habían salido del baño y sólo se escuchó cuando se tiraron a la cama, en ese instante se abrió la puerta, eran los chicos de las camas 3 y 4 que llegaban a descansar.
El de la 4 era un tipo enorme el cual se dirigió directo al baño sin imaginar de lo que éste acababa de ser testigo.
Luego todo volvió a estar en silencio y yo casi recuperaba el sueño hasta que un ensordecedor ruido me despertó, era Helena tirada en el piso y cada intento por levantarse se convertía en sinónimo de un nuevo golpe, finalmente se puso de pie de pie mientras se balanceaba en círculos, quizá en espera de una nueva caída.
Helena debió haber tenido mucho calor pues de repente se deshizo de sus jeans, con muchísimo esfuerzo, mucho más del que a mi me tomó quitarme las calcetas. Finalmente lo logró.
La medida para el calor fue tan drástica que el frío provocó en Helena unas incontenibles ganas de mear; ésta en su borrachera y demás, pensó quizás que el baño era un lugar complicado para tal labor, pensó que la mochila de Roy sería un lugar más práctico, más cercano. Y allá va, en la esquina de la reducida habitación se postró Helena deleitándonos en esta ocasión con ese peculiar sonido de la meada.
Yo ya no sabía si aplaudir, correr o despertar a los demás. Atiné por intentar dormir nuevamente mientras Helena trataba de subir a la cama 1 donde dormía Roy. Un golpe nuevo y 3 intentos pusieron a Helena sobre Roy, éste ni se inmutaba.
Dormité unos minutos más cuando el sonido de la meada me despertó nuevamente, esta vez Helena estaba al pie de mi cama. Esta vez sin pensarlo me levante y tomé mis cosas.
El grandulón de la cama 4 me preguntó si yo conocía a la meona, le dije que no, que no fuera descalzo al baño y que yo ya me iba.

7 comments:

Mau. said...

Helena es el primazo verdad?

Anonymous said...

ya te extrañaba!!

Coca said...

hilarante; como no!
bizarra; totalmente
con tintes de ciencia ficción; neh, eso era el efecto de la marihuana

Helena said...

¿Dónde estar el baño?

Vallejo said...

¿Qué será de Helena ahora?

Anonymous said...

para mi q quien disfrutaba con herena era usted

Anonymous said...

solo en Amsterdam podrian suscitarse esas patoaventuras jaja
che gabo porque no tomaste fotos con tu celular? jaja